top of page

LA FLORACION DE PLANTAS DE CANNABIS: Todo lo que necesitas saber para una COSECHA EXITOSA

La fase de floración es un período crítico en el ciclo de vida de las plantas de cannabis, donde se produce la formación de los cogollos, las flores ricas en cannabinoides y terpenos. Esta etapa es crucial para los cultivadores, ya que determina la calidad y cantidad de la cosecha final. Durante la floración, la planta pasa de una fase de crecimiento vegetativo a una etapa de producción de flores, donde requiere cuidados específicos como el suministro adecuado de nutrientes, la regulación de la luz y la humedad, y la atención a posibles plagas y enfermedades. Una comprensión profunda de este proceso es fundamental para garantizar una cosecha exitosa y obtener los beneficios deseados de la planta de cannabis.


La Importancia del Entendimiento de la Floración para Cultivadores de Todos los Niveles

Optimización del crecimiento: Los cultivadores novatos pueden enfrentar desafíos al comprender cuándo y cómo cambiar el ciclo de luz para inducir la floración, así como al manejar el estrés de la planta durante esta transición. Entender cómo interactúan factores como la luz, la temperatura, la humedad y los nutrientes durante la floración ayuda a los cultivadores novatos a proporcionar el entorno óptimo para el crecimiento de los cogollos.

  • Manejo de nutrientes: Durante la floración, las plantas de cannabis requieren una combinación específica de macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio) y micronutrientes para producir cogollos saludables y abundantes.


Los cultivadores experimentados saben cómo ajustar los niveles de nutrientes para satisfacer estas necesidades cambiantes y evitar problemas como la deficiencia o el exceso de nutrientes que podrían afectar negativamente la producción de flores.


  • Control ambiental: La fase de floración requiere condiciones ambientales específicas para maximizar el rendimiento y la calidad de la cosecha. Por ejemplo, ajustar la duración y calidad de la luz durante la floración puede influir en la producción de cogollos y en la densidad de tricomas, que contienen los cannabinoides y terpenos. Los cultivadores experimentados pueden optimizar estos parámetros para obtener los perfiles de cannabinoides y terpenos deseados.


  • Luz adecuada: Durante la floración, las plantas de cannabis generalmente requieren un fotoperíodo de luz/oscuridad de 12/12 horas, pero estos pueden depender de las necesidades de tus cultivos. Asegúrate de que tus luces son adecuadas para la fase de floración; las luces LED o HPS son populares por su eficiencia y espectro de luz adecuado. Evita las interrupciones del ciclo de luz, ya que pueden estresar a las plantas y afectar su desarrollo. ¿cuántas horas de luz es recomendable en floración en automáticas y fotoperiódicas? Variedades autoflorecientes: Estas plantas no dependen del ciclo de luz para iniciar la floración, por lo que algunos cultivadores mantienen un ciclo de luz constante de 18-20 horas de luz y 4-6 horas de oscuridad durante todo el ciclo de vida de la planta. Esto puede maximizar el crecimiento y la producción de cogollos en variedades autoflorecientes.

Variedades fotoperiódicas: Estas plantas requieren un cambio en el ciclo de luz para inducir la floración. Durante la fase de floración, se recomienda cambiar el ciclo de luz a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad. Este período de oscuridad prolongado estimula la producción de cogollos y la maduración de las flores.


  • Manejo de plagas y enfermedades: Durante la floración, las plantas son más vulnerables a plagas como ácaros, trips y orugas, así como a enfermedades fúngicas como el mildiú polvoriento o el oídio. Los cultivadores experimentados pueden anticipar y prevenir estas amenazas mediante prácticas de manejo integrado de plagas y enfermedades, como la inspección regular de las plantas, la aplicación preventiva de productos naturales o químicos, y la manipulación del entorno para desalentar la proliferación de plagas y enfermedades.

¿qué tipos de plagas son más comunes hay en las cosechas de cosechas de cannabis?

Las plagas más comunes que afectan a las cosechas de cannabis incluyen insectos, ácaros, hongos y enfermedades bacterianas. Algunos de los insectos más problemáticos incluyen trips, áfidos, arañas rojas y escarabajos. Además, los hongos como el mildiú polvoriento y el moho gris pueden causar estragos en las plantas de cannabis. Las enfermedades bacterianas como la pudrición de la raíz también son preocupaciones importantes para los cultivadores de cannabis. Es crucial para los cultivadores implementar prácticas de manejo integrado de plagas y estar atentos a los signos de infestación para proteger sus cosechas. Ácaros (araña roja y ácaro blanco): 1. Araña Roja (Tetranychus urticae):

  • La araña roja es un ácaro diminuto de color rojo o amarillo que se alimenta de la savia de las plantas. Prefiere climas cálidos y secos, por lo que es común en invernaderos y áreas con baja humedad.


  • Causa daños al perforar las células de las hojas para alimentarse de la savia, lo que puede resultar en manchas amarillas o plateadas en las hojas. Esto reduce la capacidad de la planta para realizar la fotosíntesis y puede llevar a la decoloración y caída prematura de las hojas.


  • Si no se controla, una infestación severa de araña roja puede debilitar significativamente las plantas de cannabis y reducir el rendimiento de la cosecha. Solución: Aumentar la humedad relativa en el área de cultivo para desalentar su proliferación. Se pueden aplicar aceites vegetales como aceite de neem o extracto de ajo para controlar las poblaciones de arañas rojas



  • . También se puede recurrir a la introducción de ácaros depredadores como Phytoseiulus persimilis.


2 . Ácaro Blanco (Polyphagotarsonemus latus):

  • El ácaro blanco, también conocido como ácaro de las erinaceidas o ácaro de la yuca, es otra especie de ácaro que puede ser problemática en las cosechas de cannabis.

  • Se alimenta de la savia de las plantas, causando daños similares a los de la araña roja. Sin embargo, el ácaro blanco tiende a ser más activo en climas cálidos y húmedos.

  • Una infestación de ácaro blanco puede debilitar las plantas, provocar deformidades en las hojas y brotes, así como la reducción del crecimiento y rendimiento de las cosechas.


  • Solución: Utilizar insecticidas específicos para ácaros, como aceite de neem o jabón potásico. También se pueden introducir depredadores naturales como ácaros depredadores o mariquitas para controlar las poblaciones de ácaros.

  • Trips: Los trips, también conocidos como trips de las plantas, son pequeños insectos pertenecientes al orden Thysanoptera. Son plagas comunes en muchos cultivos, incluido el cannabis. Los trips son extremadamente pequeños, miden menos de 2 milímetros de longitud, y tienen cuerpos alargados y delgados con alas franjeadas. Los trips afectan negativamente las cosechas de cannabis de varias maneras:


  1. Daño directo a las hojas: Los trips se alimentan de las hojas de las plantas de cannabis, perforando pequeños agujeros en ellas para extraer los nutrientes. Este daño puede debilitar las plantas y reducir su capacidad para realizar la fotosíntesis, lo que puede afectar negativamente el crecimiento y el rendimiento de la cosecha.


  1. Transmisión de enfermedades: Los trips pueden actuar como vectores de enfermedades virales y bacterianas que pueden afectar a las plantas de cannabis. Cuando se alimentan de una planta infectada, pueden transmitir patógenos a otras plantas sanas, lo que resulta en la propagación de enfermedades y la reducción del rendimiento de la cosecha.


  1. Daño estético: Además del daño directo a las hojas, la presencia de trips puede causar un aspecto poco atractivo en las plantas de cannabis. Las hojas pueden mostrar manchas plateadas o plateadas donde los trips han estado alimentándose, lo que puede disminuir el valor estético de la planta.

  • Solución: Aplicar insecticidas a base de piretrinas naturales o aceites vegetales. También se pueden utilizar trampas adhesivas amarillas para monitorear y capturar trips adultos.

  • Arañuelas (arañas rojas):


  • Hongo Botrytis (moho gris): Botrytis cinerea, comúnmente conocido como moho gris o Botrytis, es un hongo que afecta a una amplia gama de plantas, incluida la planta de cannabis. Este hongo es un patógeno oportunista que prospera en condiciones de alta humedad y temperaturas moderadas. Aquí te explico cómo afecta negativamente a las cosechas de cannabis:


  • Podredumbre de los cogollos: Botrytis cinerea tiende a atacar los cogollos y las partes más densas de las plantas de cannabis. Se manifiesta como un moho gris o marrón que se extiende rápidamente sobre la superficie de los cogollos, descomponiéndolos y dejando un olor desagradable.


  • Reducción de la calidad y el rendimiento: La infección por Botrytis puede causar una disminución significativa en la calidad de los cogollos afectados. El moho puede degradar los cannabinoides y terpenos, reduciendo así el valor medicinal y el aroma de la cosecha. Además, la pudrición de los cogollos puede resultar en una pérdida de rendimiento, ya que las partes afectadas de la planta pueden volverse inservibles.


  • Propagación rápida: Una vez que Botrytis infecta una planta de cannabis, puede propagarse rápidamente a través del contacto directo con las esporas del hongo o a través del aire. Esto significa que una sola planta infectada puede contaminar fácilmente plantas vecinas y extender la infección por todo el cultivo si no se controla adecuadamente.


  • Impacto en la salud de los consumidores: Además de afectar la calidad y el rendimiento de la cosecha, la presencia de Botrytis en los cogollos puede representar un riesgo para la salud de los consumidores, especialmente aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos. Inhalar esporas de hongos puede provocar problemas respiratorios y otros problemas de salud.

  • Solución: Mantener una buena circulación de aire alrededor de las plantas para reducir la humedad. Aplicar fungicidas como bicarbonato de sodio o azufre mojable. Además, es importante eliminar las partes de la planta infectadas y mantener la zona de cultivo limpia y despejada de restos vegetales.


  • Pudrición de la raíz (Rhizoctonia, Fusarium, Pythium):Rhizoctonia, Fusarium y Pythium son hongos fitopatógenos que pueden causar enfermedades en las plantas de cannabis y afectar negativamente la cosecha. Rhizoctonia:

  • Descripción: Rhizoctonia es un género de hongo que causa la enfermedad conocida como "pudrición de la raíz" o "mancha marrón". Este hongo suele atacar las raíces de las plantas y puede sobrevivir en el suelo durante largos períodos de tiempo en forma de esclerocios.


  • Impacto negativo: La infección por Rhizoctonia puede provocar la pudrición de las raíces, lo que resulta en un sistema radicular debilitado y una disminución en la absorción de agua y nutrientes por parte de la planta. Esto puede llevar a síntomas como marchitamiento, amarilleo de las hojas y, en casos graves, la muerte de la planta.


  • Fusarium:

  • Descripción: Fusarium es un género de hongo que causa diversas enfermedades en las plantas, incluida la "marchitez fusarial". Este hongo puede sobrevivir en el suelo y en restos vegetales durante períodos prolongados.


  • Impacto negativo: La infección por Fusarium puede causar la obstrucción de los vasos conductores de agua y nutrientes en las plantas, lo que resulta en marchitez y amarilleo de las hojas. Las plantas afectadas pueden mostrar un crecimiento deficiente y, en casos graves, pueden morir.


  • Pythium:

  • Descripción: Pythium es un género de hongos oomicetos que causa la enfermedad conocida como "pudrición de la raíz" o "pudrición del tallo". Este hongo suele prosperar en condiciones de alta humedad y suelo saturado.

  • Impacto negativo: La infección por Pythium puede provocar la descomposición de las raíces y el tejido del tallo, lo que resulta en un sistema radicular debilitado y una capacidad reducida para absorber agua y nutrientes. Esto puede llevar a síntomas como marchitez, amarilleo de las hojas y, en casos graves, la muerte de la planta.



  • Solución: Utilizar prácticas de manejo cultural como el control del riego para evitar el exceso de humedad en el sustrato. Riego:. Ajustar la cantidad de agua según la temperatura y la humedad ambiental es esencial para garantizar un crecimiento óptimo de las plantas de cannabis. En climas más cálidos, es probable que las plantas necesiten riegos más frecuentes, ya que el agua se evaporará más rápidamente.

En cambio, en climas más frescos, el riego puede ser menos frecuente.Observar las condiciones de las plantas y del suelo es fundamental para determinar cuándo regar y cuánta agua proporcionar en el cultivo de cannabis.

Además, utilizar macetas con buen drenaje y evitar encharcamientos ayudará a prevenir problemas de exceso de agua y mantener la salud de las plantas de cannabis en su mejor estado.del ambiente.

 Durante la fase vegetativa, se recomienda regar cada dos o tres días, mientras que en la fase de floración, la frecuencia puede ser cada tres o cuatro días

Aplicar fungicidas específicos para combatir la pudrición de la raíz. También se pueden utilizar cepas beneficiosas de hongos micorrícicos para fortalecer el sistema radicular de las plantas y hacerlas más resistentes a las enfermedades.


  • Cosecha oportuna: Reconocer los signos de madurez de los cogollos es fundamental para una cosecha exitosa. Los cultivadores experimentados pueden evaluar la madurez de los cogollos observando el cambio en el color y la apariencia de los pistilos, así como la opacidad de los tricomas bajo un microscopio. Cosechar en el momento óptimo garantiza el contenido máximo de cannabinoides y terpenos, así como el efecto deseado en el consumidor final.

Identificación de la Madurez de la Cosecha:El momento óptimo para cosechar depende del estado de los tricomas y los pistilos de la planta:

  • Inspección de Tricomas: Los tricomas son pequeñas glándulas de resina que se encuentran en las flores y hojas próximas de las plantas femeninas de cannabis. Para examinarlos, puedes usar una lupa o un microscopio de mano. Aquí está lo que debes buscar:

  • Tricomas claros: Todavía es demasiado temprano para cosechar.



  • Tricomas lechosos o blancos: Es el momento pico para la mayoría de las cepas, indicando el nivel máximo de THC.


  • Tricomas ámbar: Indica una mayor concentración de CBN, que produce efectos más sedantes. Algunos cultivadores esperan a este punto para cosechar si buscan un efecto más calmante.


  • Estado de los Pistilos: Observa los pistilos (los pelos pequeños que sobresalen de los cogollos). Cuando la mayoría de los pistilos se vuelven de un color marrón rojizo y se enrollan hacia el cogollo, es una señal de que la planta está casi lista para la cosecha.


  • Observación del Follaje: Al final de su ciclo, algunas hojas de cannabis pueden comenzar a amarillear y morir, lo cual es normal y puede ser un indicador de que la planta está madurando.


112 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page